V

Cada mañana, cada día, cada trago. Suenan los mismos de siempre, la habitación se vuelve cada vez más pequeña, el tiempo explota, mi mente pide a gritos dos cosas que aún no están. Dos sentimientos ligados que se cortocircuitan. Observo mi silueta reflejada en el ventanal de la terraza y me acuerdo de Manhattan. Tus ojos tristes como polvos sin sabor, mis pies sin dirección. En una calle no muy lejos de aquí dejé mis pantalones, pero me da igual que no aparezcan más. Mi vida, antes de esto, se resumía a cosas tan descojonantes como la pareja o las tardes en los bancos. Mi vida, ahora, es una sucesión de fotografías borrosas, obscenas algunas, con los colores muy vivos o muy muertos. No quiero volver a pensar en ti, no quiero intentar descifrarte; nunca lograré entenderte.

Dentro de nueve meses, esta, mi vida, volverá a cambiar. Vendrás tú, hijo, con todo lo que eso acarrea. Tendré que mantenerte, tendré que cuidar de que no te hagan daño, tendré que salvarte de este jodido y terrible mundo que te ata por los pies y te come la cabeza. Las relaciones interpersonales son una gran definición de desconcierto, lo mismo estarás ahí arriba, tarareando Héroes, midiendo tu tiempo por latidos, que lo mismo estarás ahí abajo, saboreando el calor del asfalto, dejándote ser mentido, flotando en la onda musical de Hendrix. El cielo cuelga de dos hilos, las personas se creen importantes, de verdad lo hacen. Todo te va a parecer despiadado, habrá incluso gente que te tendrá bajo su hegemonía, te verás metido en una ETT, instituciones, colegios mayores, toda una suerte de impedimentos. Pero aparecerá alguien, como apareció tu padre en mi vida. Y entonces, sólo entonces, sentirás la libertad de hacer cualquier cosa, tus manos temblarán, cerrarás los ojos de ganas de verla, tragarás fuerte saliva cuando suene esa maldita canción de los Kinks. Cambiarán espacio, tiempo y velocidades. Todo lo que creías certero y seguro se irá a la mierda y descubrirás que la única forma de volver a quererte a ti mismo, de sentirte verdaderamente vivo, será tirándote entre sus brazos.

Anuncios

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en 32 ; Rocamadour. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a V

  1. El Jugador dijo:

    “… las personas se creen importantes, de verdad lo hacen”.

    Bueno, quizá me plantee lo del matrimonio con usted, “La Maga”… yo no quiero acarrear con hijos de otros,jajaj.

    Un saludo, y destaco ésa frase, porque, dentro de lo bueno del texto, me parece LA LECHE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s