Y no me extraña.

Me das la razón cuando me llamas imbécil entre líneas. Me das la razón cuando me dejas pasar antes a los sitios y me agarras del culo en las escaleras mecánicas. Me das la razón al ponerte agresivo como respuesta y me das la razón al esconderte con una katana detrás de la puerta del baño. Me das la razón con las drogas que nunca te tomas y al preguntarme cuántos granos de azúcar quedan en mi vaso si apuro el café.

Todas las mañanas escucho el mismo disco y me planteo si nos damos la razón por no perderla.

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en Prosa y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s