Inmensidad.

Lo peor de todo no es la confusión ni el sentirse vacío. Lo peor de todo no es no encajar, ni que la luz te haga polvo, ni la sensación de tener un pasado confuso del que no has sido partícipe. Lo más jodido no es sentirse una sombra, el eco de la negación, el estar en boca de todo el mundo sin pedirlo. Lo grave no es la maldita transposición de los días ni tener el estado de ánimo como un péndulo. La putada no es sentir que tu propio hogar no te pertenece y que además forma parte de esos sitios a los que no quieres volver. Lo malo no es querer pasarte la tarde encerrado dándote cabezazos contra la pared o tener la necesidad de salir a la calle para ver pasar a la gente.

Lo peor de todo es estar a gusto con todo eso. Sentir que la forma en que vives puede ser inhumana, contraproducente, autodestructiva, pero te proporciona mucho más que cualquier otra acción vital. Te encañonas a ti mismo pero la pistola te parece atractiva, sientes que llegas tarde sin saber muy bien a qué, pero el tiempo hace aguas. Palabras como sangre, muerte, peripecia, daño, irresponsabilidad y huida forman parte de un acorde que ya estás acostumbrado a escuchar. La canción de tu vida, el arpegio impertinente pero dulce que, sin saber muy bien por qué, tocas todos los días. Delante de un bar, frente a una autoridad, duchándote o mirándote al espejo. Pueden tenderte mil manos o pueden no tenderte ninguna, pero lo que está claro es que si tú no quieres nadie te levantará del suelo. El dolor viene de fuera y de dentro. De fuera porque nada parece cambiar como quieres, el cielo llueve, el cielo luce, pero las nubes nunca toman la forma que deberían. Viene de dentro porque el caos de tu realidad te implica un sentimiento de derrota inmenso que no se puede equiparar a nada.

Después llego a casa, reviso correos antiguos. Hablo, leo, transcribo. Me drogo, fumo y escribo esto. Y la maraña de mis días sigue su transcurso. Inmenso vacío mezclado con inmensas ganas de hacer algo que cambie bruscamente todo esto.

Y pienso, algún día, nena, algún día.

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en Prosa. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Inmensidad.

  1. Hmmm….asentiré con la cabeza y me iré dando palmas.

  2. acero dijo:

    Kaff, lo mejor eres tú.
    Y no intentes cambiarlo bruscamente, pero paulativamente que decían los príncipes. Píos y no.

  3. Ed Sierra dijo:

    Me gustaría aportar un comentario chachi, pero no tengo ni puta idea de qué decir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s