“Allí la encontré”

Qué es la magia, preguntas
en una habitación a oscuras.
Qué es la nada, preguntas,
saliendo de la habitación.
Y qué es un hombre saliendo de la nada
y volviendo solo a la habitación.

Leopoldo María Panero.

A los que rezáis: Lo estáis haciendo fatal.
No sé qué se te cruzaba por la cabeza al verme llorar, cuando sacaba la lengua para tragarme mis propias lágrimas. Las mismas que en su día me dieron de comer y un mimito después.  No sé cuándo deje de llorar para mamar.
Las estaciones cambian, las personas no. Marzo desnudándose, la guitarra rota de Lola, unas patadas y una pataleta, la libertad, el comunismo del 3 por 4, unas manos calladas haciendo tres dibujos bajo la sábana:

Tu nombre.
Un ocho.
Un garabato de tus ojos.

Y ruedan las lágrimas, se cuelan por mis resortes, ha dejado de hacer sol. No puedo hacer otra cosa que revelarme y rebelarme ante esta tregua infinita, esta calma tras la tinta y las voces. Este no saber dónde mirar ni adónde mirar.

Cerveza, café, un vinilo hacia atrás. Saco a Brigitte de un bar tras cien días.
Cien días.

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en Prosa, Vídeo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s