Insatisfacción vol.17

Te sientas, enciendes la televisión. Te levantas, apagas la radio. Te sientas otra vez, pones las piernas sobre la mesa. Ni esta tarde ni mañana bastarán para sacarte de este bucle. Arrastras los pies hasta la cocina, las baldosas se multiplican así que no terminas de llegar nunca al frigorífico. Vacío y muerto, tu frigorífico es como un domingo, los domingos son un día en el calendario que intentas borrar a fuego, cocinando o viendo a antiguos compañeros. Inerte.

Lloro frente al espejo. Lloro con los cascos puestos. Bebo café y lloro, no enciendo la televisión porque no quiero y está lejos. Tal vez mañana, me digo, pero sé que es mentira. Me enciendo un cigarro y el insomnio me ataca, desde la ventana hacia dentro. Otro café, otro paquete.

Entras en el facebook. Nadie se acuerda de ti. Una vieja novia ha subido fotos suyas en una boda. Es su boda. Lo que faltaba para rematar la faena, piensas. Pues que seas feliz, como te llames. Sólo te queda confiar en la perpetuación de la especie. Tu gato te llama desde la alfombra, da vueltas.

Anoche vomité champagne sobre unos asientos de cuero. Hoy he pensado en llamarte pero luego he negado con la cabeza. Marco tu número, le doy a llamar y antes de que suene el tono cuelgo. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho y nueve. Llamar. Colgar. Soy gilipollas.

Abres una cerveza, te miras en el espejo. Menos pelo, más tripa. Pa quien te tiene que ver da igual. Suena tu móvil. Para. Vuelve a sonar. Te tumbas en el sofá. Para. A la tercera vez que suena lo coges para saber quién es. Anda coño, mi ex.

-Hijo de la grandísima puta.
-¿Qué?
-Eso, hijo de puta.
-Ah.
-¿Qué tal?
-Mal nena, mal.

Y cuelga.

Me desnudo poco a poco, subo la música hasta que noto vibrar la pared. Me tumbo en el pasillo, con su suelo frío y esa perspectiva del techo a la que no estoy acostumbrada a mirar. You know I dreamed about you for twenty-nine years before I saw you. Joder, qué lejos me queda a mí eso. Me levanto, enciendo otro cigarro. Observo mi cuerpo desnudo. Encojo los hombros. Corro hacia el cuarto, me siento en la cama.

-¿Qué hacías por casa, enana?
-Desnudarme y llamar sin llamar.
-¿Cómo estás?
-Mal.

Y antes de darme la espalda se tapa con el edredón.

Vídeo montado por mí en un día como ese.

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en Prosa, Vídeo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Insatisfacción vol.17

  1. Marinus dijo:

    Me gusta, ya lo sabes. grgrrrgrrr qué ambivalencia de texto más extraña y agradable a la vez.
    y el vídeo, entre el surrealismo y el delirio, ya tu sabeh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s