Salva-teme.

Antes de marcharme he sentido la necesidad de dejarte una nota. Unas palabras al margen que te hagan conocer todas esas cosas que nunca te dije, todas las que no te diría de no haber llegado hasta aquí. Pero este presente es el ahora y te prometo que esta vez no juraré olvidarte.

Prometo empaparme en la ciudad, dejarme encontrar por sus esquinas, quemarme los labios con sus cafés, embriagarme de felicidad en cualquier bar, con el whisky y unas manos. Levantar bien la cabeza cuando pasee por mitad de la avenida, observar la ristra de árboles que acompañan el paseo, ver mi silueta reflejada en cada librería, follar tantas veces como el cuerpo me lo pida.

O dejar de ser mártir para pasar a ser gaviota, desconocer de nuevo tu nombre, dividirte de mi entero. No rendirle más culto a tu espectro del que se merece, entender que nada de lo mío es para dos, sonreír al ver mi cama mojada de otros cuerpos, no golpearme el pecho, levantarme y no suspirar al ver la almohada manchada de rimmel.

Recordarte por quien eres y no por lo que fuimos. Sonrisa ladeada al ver tu foto, carcajada breve y seca al releer tus poemas, asumir que quizá no encuentre otro par de ojos como los tuyos pero me dejaré recorrer por otros más. Visitar grandes ciudades, aplaudir tus ausencias.

Empujarte, dejar que te salves tú.

vídeodelgranmario.

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en Prosa, Vídeo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Salva-teme.

  1. Rocket dijo:

    Bonito, sí señor. Ye le he comentado en alguna ocasión que tiene usted el dón de hacer que incluso la palabra follar suene a poesía (no así la acción que ya sabemos que es más hip hop).

    Sin embargo he de advertirla que ojos en este mundo hay muchos, cuerpos aproximadamente la mitad pero aún una “jartá” y brazos aproximadamente el doble que cuerpos y casi igual a ojos.

    Los ojos pueden ser irrepetibles, pero nunca son insuperables.

    Digo,

    • Ojos, entrañas, sudor…¿lágrimas? Maldito Churchill.

      No, no están repetidos. Me he encargado de echarme a la calle en posición de Buscadorasintregua con el fin de contradecirme, con la ilusión de encontrar algo igual, pero na’ de na’. Pelos y barba como los que él tenía hay a pares, pero lo de los ojos no, lo veo complicao, lo veo negro.

      Te he leído en mitad de mis funciones de orden práctico, con el descojone particular gracias a ese “ya sabemos que es más hip hop”, unos obreros se han reído de mi risa y un perro ha comenzado a ladrar.
      Viva el efecto mariposa.

      Gracias por comentar, señor Rocket, siempre es usted bienvenido. Arriquitraun.

  2. Mario dijo:

    Las cosas que nunca decimos, son las que siempre acabamos diciéndolas y, peor, o mejor… escribiéndolas para que se perpetúen como esas vistas y sus puntos.
    Y hagas lo que hagas, la eternidad del instante te permitirá, junto a tu memoria cabrona, recordar cada minuto pasado a los pies de esos ojos, al abismo de esos rizos, al contacto con esa barba. Pero recordar es vivir, o morir. Y la suma de las instantáneas que proyecta tu conciencia te hace recordar, e incluso creer, que cualquier tiempo pasado fue mejor, fue insuperable, fue tiempo al tiempo, haciendo que fuerais eternos mientras durasteis.

    Me gusta tu forma de escribir que, dicho y escrito, sea de paso, es como si tus letras cobrasen vida, respirasen, salieran a la caza y captura de esas mentes necesitadas de dardos envenenados de vida, también de historias.

    Antes de irme, felicitarte amén de por tu texto misivo-misil emocional, por la elección del tema-vídeo de Andrés Suárez. Porque casi todos tenemos a alguien a quien le recomendamos que se salve, que se cuide la vida, que cuente nuestra historia aunque, para no faltar a la verdad, somos nosotros los que acabamos evocando esa no muerte, esa no vida… A pesar de que durante las primeras sombras de soledad, nos hayamos condenado haciendo saber al mundo que fue un accidente.

    Felicidades, entonces…

    Y cuídate la vida, sí.

    Mario

    • No sé si me gusta más que me comentes o tu preocupación por sinomegusta, simeparecemal, sihasdichoalgoinadecuado.
      A estas alturas Mario, ya nada me disgusta.

      Cuídate tú, ácrata, lucecita, folla ríos.
      Y medio millón de gracias, por todo, ya sabes.

  3. Personita dijo:

    Lloro. Esta es mi canción favorita de Andrés.

    • Llora y enjuágate esas lágrimas, boba.
      Siempre podemos hacernos fotos en pelota picada, en medio de un prado. Es tonto pero hace gracia, como casi todo.

      Además, yo te quiero una vida entera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s