“Juego de látigos sonrientes”

Después no queda tiempo y lo sabes. Bueno, después… Quizá deba decir que ahora no hay tiempo. Entre ayer y hoy existe un abismo que divide el sueño con la realidad, el amor y la espera, números y letras, verte reír apoyado contra una silla del salón y encenderme un cigarro yo sola en mi cuarto o dejar de observar cómo mueves los labios para escucharte al otro lado de la línea.

Y ese abismo comienza cuando salimos a la calle en busca de los Impedimentos. Ya, sé que ahora el trabajo es un favor que un Dios te hace pero no me apetece saberte tan derrotado de aburrimiento y espera con los codos apoyados sobre la madera clara de la mesa. Puedo decir que me entretiene más o menos imaginarte pero me turba la idea de no tenerte esta noche mareado por el sueño recitando para mí.

Yo me pierdo por casa. Fíjate, a mis años y después de llevar toda una vida pateando este piso, me pierdo y no sé qué hacer con las cosas. Hago que leo –porque si no me miras todo es un sucedáneo de acción-, hago que hablo, hago que me ducho y hago que pienso. Lo único que hago firmemente es esperar. Supongo que es la otra cara de la moneda, entretenerse con Sentimientos de estante, Vida Reducida y Muerte en Barra para hacerlo todo un poquito más llevadero.

Así que ahora que no queda tiempo, o antes que no queda tiempo –sí, y es que esto lo escribo en el limbo entre dejarte suelto contra los Impedimentos y volver arrastrando los pies hasta casa- me pierdo entre hormigas y madrugada, presa de algo parecido a eso que llaman quedarte bien fijo mirando, a intervalos, infinito y reloj, como una cosa boba. Como una máquina absurda que no hace más que esperar para verte sin parpadear, para sentir tu respiración detrás de mi espalda o para oírte cantar música de señor mayor al otro lado de la casa.

Anuncios

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en Prosa y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Juego de látigos sonrientes”

  1. Marinus dijo:

    grrguguuubbuuf
    escalofrío al leerte

  2. Guille dijo:

    Cada uno tiene su forma de dejar fluir el tiempo y, así, esperar… :)

    Saludos, guapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s