Derivarse.

#3

Lento rugido de pasos
locomotora, albornoz, viento de poniente.
Dejarte lejos para poseerte
acercarme
prender
aspirar tu humo.

Combatientes y tímidos, o no,
siempre el punto intermedio
donde se juegan antiguas derrotas
y se elaboran nuevos balances.

#4

Me sé aquí como otras tantas
acepto que esta mano que te trepa
sube un camino andado y desandado
por mil encuentros anteriores.

El camino es el mismo pero
la mano que lo sube
diferente.

Esta es la mía y también duele
cuando te vas.

Pero huele a ti y es más sencillo
lavarse las manos
que lavarse la vida.

#4 (bis)

Se resuelve el tiempo y me encuentro
frente a frente
ante el camino que te sube por el cuerpo.

Un camino que ya han hecho
cuantas manos te nombraron

 (Y que si en vez de piel fuese de planta
estarías cubierto de enredadera)

Subo, piso metralla de antiguas guerras,
Encuentro oficinas y dealers y presidentes.

Todo es nuevo y antiguo.

Tu latido tibio,
eso que gimes que suena tanto a otras ocasiones,
a letanía, improperio
o llamada de auxilio.

.

Acerca de Alía Mateu

I'm the stranger.
Esta entrada fue publicada en Wall Poetry y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Derivarse.

  1. He tropezado con su blog, me encanta la deriva de sus palabras y sobre todo de sus etiquetas. Me dejaré caer por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s